jueves, 22 de enero de 2009

¡Alto al terrorismo de Israel y EE.UU!


Al pueblo peruano:

¡Más de 6,600 muertos y heridos en Gaza (según cifras oficiales de la ONU) durante los 22 días que duró los brutales bombardeos militares de Israel contra el pueblo palestino! En esta escalofriante cifra se registró la muerte de 416 niños y 106 mujeres. Entre los heridos se señaló que ascienden a 5,320, de los que hay 1,855 niños y 725 mujeres. Además, 55,000 palestinos han tenido que desplazarse de sus hogares por el conflicto. Mientras que por el lado israelí se reportaron cuatro muertos y 84 heridos. A pesar del anuncio del cese al fuego, los tanques israelíes siguen activos y ocupando territorio palestino, listos a reanudar la masacre.
¿No es esto terrorismo de Estado que merece todo nuestro repudio?

Para acotar a este asunto, sepamos que el Estado de Israel, tras su creación (por la ONU) en 1948 mantiene una política de expansión y colonización de los territorios palestinos mediante la dominación militar y económica. Es por ello que los habitantes palestinos (que actualmente llegan al millón y medio) se encuentran asediados, hambreados y son el objetivo de ataques militares incesantes.

EE.UU apoya a su lacayo Israel

En esta agresión desproporcionada, Israel no está solo. Cuenta con el apoyo del imperialismo Norteamericano, con su genocida George W. Bush a la cabeza, que ha justificado a toda costa los bombardeos sobre territorio palestino, bajo la excusa de que se trata de una “defensa legítima del terrorismo de Hamas”. Así mismo, no sorprende ver la indiferencia de organismos internacionales (tipo ONU) que supuestamente velan por la paz mundial y el silencio cómplice de la Unión Europea (UE) que apoya un embargo al pueblo palestino, y que fuera impuesto por Israel y Occidente como resultado de la victoria electoral de Hamas gracias al sistema electoral mixto de mayorías y representación proporcional. Olvidan que Hamas alguna vez fue financiado por Israel para contrarrestar a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Aquí resaltamos lo señalado por una Declaración Anarquista Internacional, el cual señala que “pese a una tregua de seis meses, el embargo no fue aliviado y ninguna de las potencias occidentales sugirió, siquiera tímidamente, aliviarlo. Israel ha vuelto a su estrategia de controlar militarmente a Gaza y Cisjordania. Todas las declaraciones inútiles e hipócritas de Europa sobre su deseo de paz, sistemáticamente olvidan mencionar los 60 años en que Israel ha violado descaradamente innumerables resoluciones de la ONU y continúa ocupando militarmente territorio palestino, mientras colonias israelíes se diseminan diariamente por éste, y se construyen muros que segregan poblados completos e impiden a millones de refugiados el retorno a sus tierras, destruyendo plantaciones de olivos y asesinando al ganado, humillando diariamente a todo quien intente cruzar los muros de la segregación para poder trabajar, ir al hospital o a la escuela”.

Además, el apoyo incondicional que brinda los EEUU a esta guerra se debe a la importante alianza estratégica y territorial que Israel representa para el imperialismo norteamericano en el medio oriente, también tiene la presión del poderoso lobby pro-israelí, el cual tiene suficiente fuerza para influir poderosamente en la política exterior de los EEUU. Y lo que vemos hoy representa una clara advertencia para el presidente electo Barack Obama (quien también cuenta con elementos sionistas en su gabinete).


Las intenciones demenciales del Sionismo (fascismo judío)

Sepamos que una delegación de Amnistía Internacional (AI) halló pruebas que demuestran el uso “indiscriminado” de fósforo blanco por parte del Ejército israelí en Gaza, lo que calificó como “crimen de guerra”. En un comunicado, señalan que el fósforo blanco es “altamente incendiario” y “explota al contacto con el aire”. Por primera vez desde el inicio del bombardeo en Gaza, y tras las reiteradas quejas de organizaciones de derechos humanos, fuentes militares reconocieron, en un diario israelí, que si utilizaron bombas de fósforo contra Palestina.

Por su parte, lo que Israel desea con el apoyo de EE.UU, la UE y los Estados cómplices a nivel mundial es eliminar a Hamas del poder y poner a un gobierno “más dócil”. En este sentido hay que interpretar la destrucción masiva de todos los edificios e infraestructuras claves para el funcionamiento del gobierno de Hamas y el sufrimiento indiscriminado hacia la población, con la intención de que ésta se vuelva contra sus dirigentes islamistas por no atender su seguridad. Vieja táctica del “divide y reinarás”.

Y no perdamos de vista el contexto elegido por los estrategas sionistas para lanzar esta nueva masacre contra el pueblo palestino. En vísperas electorales en Israel, con la toma de posesión de Obama; Israel ha sabido conjugar esa situación para lanzar un claro mensaje, que apuesta descaradamente por mantener al corrupto Mahmoud Abbas en la presidencia de Palestina, prorrogando su mandato y esperando que Al Fatah tome el gobierno y el control de Gaza.

Es decir, señalamos que el posicionamiento del Imperio seguirá siendo el mismo. Con Bush o con Obama (y con la presencia de Hilary Clinton) los EE.UU seguirá con el apoyo incondicional a las atrocidades de Israel. Es decir, descartamos de plano, toda idea ilusoria de algún “cambio positivo” para la política mundial con el cambio de presidente. El imperialismo seguirá siendo el mismo sin importar el color o la fachada del nuevo partido de gobierno. Pues no cambiará el modelo económico neoliberal y la política agresiva y dominante de esta potencia.

Además, la insistencia de la EU por presentar el conflicto como una “lucha entre moderados y extremistas" solo ha conseguido ampliar las divisiones entre el mundo árabe, y dentro de la propia resistencia palestina. Sin embargo esto ya va despertando conciencia entre los pueblos árabes y los mismos europeos que se vuelven contra sus gobernantes.

Condenamos también la apropiación judía de recursos (como el agua que luego les venden más caro), las expropiaciones de tierras palestinas y la expulsión de sus habitantes originarios. La negativa a que los palestinos refugiados vuelvan a su tierra, como ocurre con los refugiados de Gaza. Denunciamos que las leyes internas israelíes -desde construcción de viviendas, distribución de impuestos, tierras o de ciudadanía y que permite adquirir la nacionalidad israelí a una persona que se considere judío nacido en Italia, México o Perú, pero no puede volver un palestino nacido en Jerusalén o Haifa- son racistas.

En tanto, Gaza sufre el asedio por mar, tierra y aire. Los judíos sionistas destruyen su infraestructura y logran que no exista posibilidad de una vida digna. Por ello, la solución no es pedir a los palestinos que se rindan y que acepten opresores como Estado, una economía colonizada de mercado y una población con leyes excluyentes.


Nuestra propuesta

Como anarquistas no caemos en ilusiones reformistas como la creación de un solo Estado o el “apoyo crítico” a la clase dirigente palestina. Sabemos que la solución no pasa por oponernos al imperialismo y sus lacayos defendiendo a las burguesías nacionales. Abogamos por la lucha de clases hacia la sociedad sin clases, por la construcción del socialismo y la libertad en todo el mundo. Contra el capitalismo y sus diversas caretas (imperialismo, neoliberalismo, globalización, colonialismo, etc.)

Así mismo hacemos eco del llamado internacional anarquista de que “la única perspectiva real de emancipación que podemos vislumbrar en el futuro cercano es el crecimiento y la expansión del tipo de auto-organización practicado por muchos poblados palestinos, alentado por la solidaridad entre los comités populares palestinos y grupos como Anarquistas Contra el Muro (en Israel), donde militan internacionalistas de todo el mundo e israelíes anti-Sionistas, que combaten la arrogancia de los colonos israelíes y de su ejército utilizando una resistencia primordialmente pacífica. No es casual que en estos poblados el camino elegido sea otro al militarismo de Hamas”.

Por todo lo mencionado, nuestra Organización señala que no es posible asegurar la paz en la región en conflicto, mientras se mantenga el Estado gendarme de Israel agrediendo al pueblo palestino que a su vez se mantiene bajo dominio de un gobierno fundamentalista y despótico. Por ello exigimos la destrucción inmediata de ambos Estados y la formación desde las bases, de una gran Confederación Socialista Libertaria en dicha zona, impulsada por la clase obrera y los sectores en lucha, como única salida duradera de carácter clasista y revolucionario, que marque el camino hacia la revolución social, garante real de paz, armonía y progreso mundial.


¡Abolición de todos los Estados del mundo y del capitalismo salvaje!
¡Solidaridad con la lucha del pueblo palestino!
¡Saltar de la resistencia popular a la abierta lucha de clases en el Medio Oriente! ¡Viva la clase trabajadora de Palestina, Israel y de todo el mundo!
¡Boicot a la industria bélica mundial!
¡Por una Palestina libre, socialista y libertaria!
¡Arriba los que luchan!

Unión Socialista Libertaria (USL)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anarquistas

La Makhnovitchina