domingo, 1 de mayo de 2011

¡Por un 1ero de Mayo clasista y libertario!



A la clase trabajadora:

Reciban compañeros los saludos clasistas y combativos de nuestra organización política, la Unión Socialista Libertaria, que sigue adelante, desde el proletariado y los sectores oprimidos o relegados del pueblo, impulsando el combate contra los principales enemigos de la emancipación social del género humano: El Capitalismo, el Estado y la clase explotadora (empresariado, políticos burgueses, patronal, etc). Quienes editamos estas páginas, nos declaramos socialistas libertarios (es decir, anarquistas) porque construimos y fomentamos una sociedad socialista y nueva, sin patrones viviendo a expensas del sudor del trabajador, sin propiedad privada que genera desigualdades y crímenes, sin el actual modelo económico que asegura los privilegios en manos de unos pocos en perjuicio de las grandes mayorías y sin las estructuras políticas dominantes (Estados) que sirven de herramienta de dominación de una clase social sobre otra; es decir, apostamos firmemente por una construcción del Poder Popular como mecanismo de autogobierno del pueblo en general, y en la alianza de los oprimidos de todo el mundo; esto es el auténtico Socialismo, en su esencia clasista y libertaria.

Así mismo, nuestro saludo clasista a la heroica y exitosa lucha de los compañeros azucareros, que con su contundente huelga de hambre en la Plaza Dos de Mayo de Lima, durante más de 100 días lograron arrancar al Estado (Poder Legislativo y Ejecutivo) la ansiada Ley de Protección Patrimonial (Ley N° 29678) que al menos por el momento permite a la administración que comparten los trabajadores azucareros, reflotar su empresa y no perder sus beneficios sociales adeudados.

También resaltamos otro logro reivindicativo para los trabajadores, entre ellos muchos proletarios, como lo es la Ley de Devolución del Fonavi (Ley N° 29625), conquista alcanzada como consecuencia de la acción autónoma de los propios fonavistas organizados, ejerciendo de esta forma la acción directa, logrando poner de rodillas al Estado y obligarlo a aprobar una ley redactada por ellos mismos, acorde a sus intereses. Ese ha sido uno de los grandes logros en las luchas reivindicativas en los últimos tiempos.

Ahora bien, nos hallamos en un contexto en que el Estado, a través de las sucesivas administración gubernamentales (fujimorismo, toledismo, alanismo, etc.), han venido desenvolviendo una política económica neoliberal cuyas funestas consecuencias aun las seguimos sufriendo: Toda una secuela de miseria, pauperización, desempleo y despidos masivos, abusos y represión patronal y estatal, nivel de educación y salud por los suelos, sueldos miserables, inflación en los precios de la canasta básica familiar, corrupción a gran escala e institucional, inseguridad social y ciudadana producto de las políticas excluyentes y anti-populares de los recientes regímenes, entre otros males constituyen el día a día contra lo que debemos luchar por sobrevivir.

Sin embargo, la clase trabajadora y el movimiento popular peruano en general no se ha rendido jamás y sigue valiente y con firmeza en la lucha social, en la defensa de sus conquistas históricas y procurando la recuperación de lo perdido. Es con ese mismo optimismo histórico aprendido de nuestra clase y forjado en valientes y abnegadas jornadas de lucha, que como libertarios, hijos del pueblo, hombres y mujeres, estudiantes y trabajadores, nos reafirmamos en este Día de gran conmemoración de nuestra clase, en esa meta que late en nuestros corazones y vislumbramos en nuestros espíritus: El provenir socialista y libertario sobre las ruinas de la actual sociedad decadente capitalista.

Asimismo, en nuestro país, el proletariado sigue encabezando las principales luchas sociales, porque entiende que a la reacción y al Estado se les debe combatir en todo aspecto, vemos cómo proletarios se involucran cada vez más en las luchas contra los efectos nocivos de las transnacionales mineras o similares en el sur del país, que no bastándoles depredar los recursos naturales y explotar miserablemente a sus trabajadores, quieren dejarnos una tierra arrasada y contaminada donde no se pueda ni sobrevivir, además de generaciones enteras contagiadas de males incurables o irreversibles. Todo ello sumado al daño irreparable y sistemático al que someten de esa forma al planeta entero, a cuya destrucción irresponsable coadyuvan. Es que el capitalismo no tiene patria, ni futuro, ni compasión: Sólo es un sistema político y económico basado en el lucro y la destrucción, en beneficio de unos pocos, aunque el precio sea la ruina del propio planeta.

Por ello, saludamos las luchas combativas de los pueblos del Perú (comos los valerosos hermanos de Islay), de la clase proletaria que comprendiendo su papel histórico como última clase explotada de la historia, involucra sus luchas en esa misma orientación. En tal sentido, también queremos destacar las luchas de los compañeros despedidos por el régimen nefasto del ex dictador Alberto Fujimori, quienes organizadamente y comprendiendo la importancia de no cesar en la lucha por nuestros derechos más fundamentales, han logrado grandes avances en la implementación de una nueva convocatoria a la Comisión Ejecutiva revisora de los Ceses Colectivos arbitrarios realizados durante el fujimorato, entre 19990 y el 2000. Además nuestras felicitaciones a todas las organizaciones de base que han comprendido cabalmente el papel de la construcción del frente único del pueblo, bajo dirección proletaria, ya que se ha comprendido que no caben las exclusiones, ni la discriminación ni los sectarismos, y en las organizaciones sociales, las contradicciones deben saldarse con la unidad dentro de la diversidad, bajo de dinámicas de democracia directa, asambleismo y participación horizontal sin caudillismos.

En tanto, en esta coyuntura actual declaramos que los sectores explotados y oprimidos no podemos darnos el lujo de estar divididos, menos aún ante la amenaza de la derecha más reaccionaria y genocida que pretende encaramarse nuevamente en la administración del Estado peruano, retornando al poder a toda la mafia que arrasó con los derechos laborales, sociales y humanos -con una ferocidad tal que resalta frente a otros regímenes pro burgueses- durante la década del 90. la unidad desde la lucha actual nos demanda acciones y oposición consecuente con las campañas proselitistas del fujimorato y la derecha fascista detrás de Keiko Fujimori.

Por ello, es necesario impulsar el desarrollo de a organización popular autónoma y con dirección clasista, libertaria y revolucionaria, conciente de su papel histórico y del camino correcto para alcanzar las metas trazadas. Para ello necesitamos organizaciones políticas y gremiales que estén a la altura de dicha misión y sepan llevar adelante el estandarte de la libertad y la justicia, sin miedo a enfrentar al enemigo, por más terrible y homicida que este sea, y sin dudar en que nuestra meta, el socialismo, es la verdadera solución para alcanzar ese mundo nuevo.

Hoy, tenemos una agenda bastante exigente y una lucha que nos obliga a unirnos, para frenar la arremetida cada vez más feroz del neoliberalismo, y contra los despidos arbitrarios, el desempleo, la explotación laboral, los abusos contra los derechos laborales como la sindicalización, la huelga, y contra la criminalización de las protestas sociales y la persecución de los dirigentes y luchadores sociales del pueblo.

Bajo todos los aspectos, instamos a que el proletariado en general impida el ascenso al poder de dicho clan corrupto y homicida que hoy encarna Keiko Fujimori, para no volver jamás a la época oscura de la dictadura cívico-militar con grupos paramilitares (Colina) que asesinaban a opositores al régimen sin que ello signifique, necesariamente, apoyo acrítico al nacionalismo del candidato Humala que plantea la “economía social de mercado”, que no es sino otro maquillaje del mismo modelo y modo de producción en el que vivimos. Nosotros planteamos el fortalecimiento de las bases del pueblo mismo para que sea protagonista de su historia y no tenga que ser furgón de cola de gobiernos populistas. Demandamos recuperar la confianza en la capacidad organizativa y de creación de la clase trabajadora para que pueda forjar su propio camino y si es posible desenvolverse dentro de los sectores afines al nacionalismo, pues debe ser para radicalizar los procesos sociales encaminados cada vez más en orientación socialista y de clase.

Ya sabemos entonces que cual sea el resultado de la segunda vuelta electoral, se nos presenta un panorama donde al parecer deberemos esperar un continuismo de las políticas de mercado, es decir, una profundización de las mismas, pero bajo maquillaje de programas sociales. Sin embargo, por el bien de nuestro pueblo, nuestro hermano, vecino y amigo que día a día padece la miseria, la pobreza, el desempleo, el hambre, y la represión, debemos siempre estar pendientes de los escenarios posible y en función a ello sacar las conclusiones correctas y dar una dirección clasista, libertaria y combativa a nuestras luchas, donde lo básico, y lo reafirmamos en esta fecha de gran conmemoración para el proletariado, es la ORGANIZACIÓN AUTÓNOMA DE LA CLASE, sin intereses de partidos políticos oportunistas, ni sectas disolventes o radicaloides.

Aquí lo que debe primar es el interés de la clase, y comprender que sólo actuando en UNIDAD, sin mesianismos, caudillismo, ni liderazgos claudicantes, ni vanguardias autoritarias, lograremos vencer a la derecha, y los demás enemigos que tenemos que derribar en nuestro camino hacia la EMANCIPACIÓN SOCIAL. Sólo así prepararemos las condiciones para la revolución social que finalmente sea el triunfo del pueblo, y nos lleve a ese porvenir tan ansiado, con auténtica JUSTICIA, LIBERTAD Y PAZ. Esa es la misión histórica del proletariado, última clase de la historia, y sepulturera de la burguesía y todos sus agentes y su maquinaria de opresión estatal.

Asimismo, pese a que falta mucho por andar y este gobierno que ya deja la posta a otro continuismo neoliberal, sin embargo, esperamos que las perspectivas de lucha sean más propicias para el proletariado. En un contexto en que ya el propio gobierno por boca de su ministro de Economía, Ismael Benavides, a anunciado que la inflación repuntará en estos meses –cosa que ya hace tiempo lo estamos viendo y sintiendo en los bolsillos populares-, así como también el poder económico y financiero se afana en seguir especulando con los indicadores de la Bolsa de Valores y el tipo de cambio, la clase debe estar atenta y responder contundentemente estos golpes del Estado, la reacción y el capital transnacional.

Finalmente, también vaya nuestro saludo clasista al proletariado mundial que particularmente en el medio oriente (Siria, Libia, Túnez, Marruecos, Egipto, Argelia, etc.) está dando muestras de alta combatividad y heroicidad por la construcción de una nueva sociedad, y que pese a sus retrocesos momentáneos, a las traiciones de la burguesía, y los golpes de las grandes potencias capitalistas, como Estados Unidos y la Unión Europea, por ejemplo, no han dejado de luchar y dar su valiosa vida en jornadas memorables. Con su sacrificio, nuestros hermanos de esos países nos guían el camino a la victoria y nos enseñan que la lucha debe ser internacionalista y solidaria.

¡Viva el 1ero de mayo internacionalista, clasista y libertario!
¡Viva la unidad y la organización de la clase trabajadora!
¡Por la construcción de herramientas de acción y liberación para nuestros pueblos!
¡Abajo el fujimorismo corrupto, asesino y la derecha neoliberal!
¡Viva la unidad de los sectores sindicales, estudiantiles, barriales y populares en lucha!
¡Por el Socialismo y la Libertad!
¡Arriba los y las que luchan!

UNIÓN SOCIALISTA LIBERTARIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Anarquistas

La Makhnovitchina