martes, 25 de noviembre de 2008

Declaración Anarco-Comunista sobre la crisis económica mundial


Declaración Anarco-Comunista

sobre la Crisis Económica Global

y la Reunión del G20

Declaración anarco-comunista internacional sobre la crisis económica global y la reunión del G20, firmada por Alternative Libertaire (Francia), Federazione dei Comunisti Anarchici (Italia), Melbourne Anarchist Communist Group (Australia), Zabalaza Anarchist Communist Front (Sudáfrica), Federação Anarquista do Rio de Janeiro (Brasil), Common Cause (Ontario, Canadá), Unión Socialista Libertaria (Perú) y Union Communiste Libertaire (Quebec, Canadá).

--------------------------------------------------------------------------------

Declaración Anarco-Comunista sobre la Crisis Económica Global y la Reunión del G20

1. La crisis actual es una crisis típica de las que ocurren con regularidad en la economía capitalista. La “sobreproducción”, la especulación y el subsecuente colpaso, son algo inherente al sistema. (Como Alexander Berkman y otros han señalado, lo que los economistas capitalistas llaman sobreproducción es en realidad un problema de bajo consumo: el capitalismo impide a grandes segmentos de la población la satisfacción de sus necesidades, y así afecta a sus propios mercados).

2. Cualquier solución a la crisis planeada por capitalistas y gobiernos, no será más que una solución dentro del marco capitalista. No será una solución favorable a las clases populares. De hecho, como en toda crisis, son los trabajadores y los pobres quienes la pagan –mientras que el Capital financiero es respaldado con grandes sumas de dinero. Esto no cambiará. Ningún cambio dentro del capitalismo podrá resolver los problemas de las clases populares; aún menos podemos esperar soluciones por parte de individualidades en el mundo de la política, como Barack Obama. Lo más que estos políticos pueden hacer es buscar salidas para los capitalistas, y a lo mejor, dejar caer algunas cuantas migajas a la clase trabajadora.

3. El rescate económico a los bancos demuestra no solamente qué intereses son los que defienden los Estados, sino que además, lo insustancial del compromiso capitalista con el libre mercado. A lo largo de la historia, los capitalistas han defendido al mercado cuando les conviene, y a la regulación estatal y los subsidios cuando los necesitan. El capitalismo jamás hubiera existido sin la ayuda del Estado.

4. En los EEUU, en el Reino Unido y en el resto del mundo, los rescates han asumido la forma de nacionalizaciones de instituciones financieras en aprietos –con pleno apoyo de los capitalistas. Esto demuestra que los capitalistas no tienen ningún problema fundamental con las estatizaciones, y que las nacionalizaciones no tienen nada que ver con el socialismo. También pueden ser una forma de joderse a la clase trabajadora. Nosotros mismos, y no el Estado, somos quienes debemos tomar el control de la economía.

5. Debido a la globalización del Capital bajo el Neoliberalismo, la clase dominante reconoce que la solución debe también ser global. El G20 se ha reunido desde el 15 de Noviembre para discutir la crisis. Esto es muy significativo. Los gobernantes de EEUU, Europa y Japón se dan cuenta que no pueden manejar la crisis por sí solos; necesitan, no solamente de sí mismos, sino que también otras potencias, notablemente a la China (que ha emergido como una potencia industrial de primer nivel, y está en camino de convertirse en la tercera mayor economía mundial), la India, el Brasil, y otras economías “emergentes” que tendrán asiento en la reunión. Esto podría indicar un reconocimiento –que ha estado en discusión por algunos años- de que el G8, por sí solo, no es más el factor decisivo en la economía mundial. Esto puede marcar un punto de quiebre en el funcionamiento del sistema económico global.

6. No tenemos ninguna esperanza en la inclusión de nuevas potencias capitalistas. Los gobernantes de China pueden declararse socialistas; otros, como Lula de Brasil y Motlanthe de Sudáfrica, pueden presentarse a sí mismos, a veces, como campeones de los pobres. Pero en la práctica, todos son defensores del capitalismo, de los explotadores y opresores del pueblo en sus propios países, y son, crecientemente, explotadores imperialistas y sub-imperialistas de pueblos en otros países.

7. Si de la crisis queremos que salga algo que no sea la derrota completa de las clases populares en todo el globo, más pobreza, explotación y guerra, las clases populares deben movilizarse. Debemos exigir rescates económicos, no para los capitalistas, sino que para nosotros. Como anarco-comunistas lucharemos porque aquellos que consiguieron un hogar mediante un crédito no preferencial, sean rescatados y puedan conservar sus hogares. Seguiremos involucrados y apoyando las luchas por trabajos con mejores sueldos y menos horas de trabajo, por la vivienda, por los servicios básicos, por salud, seguridad social y educación, por la protección del medio ambiente. Luchamos por el fin de las guerras imperialistas y de la represión a nuestra clase y a sus luchas.

8. Presentamos estas demandas en respuesta a la reunión del G20, y seguiremos presentándolas en el futuro. Mediante estas demandas, y si son conseguidas mediante la acción directa, trabajamos por construir un movimiento global de las clases populares que ponga fin al capitalismo, al Estado y a las crisis que generan.

Firmado por:

Alternative Libertaire (Francia)
Federazione dei Comunisti Anarchici (Italia)
Melbourne Anarchist Communist Group (Australia)
Zabalaza Anarchist Communist Front (Sudáfrica)
Federação Anarquista do Rio de Janeiro (Brasil)
Common Cause (Ontario, Canadá)
Unión Socialista Libertaria (Perú)
Union Communiste Libertaire (Québec, Canadá)






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anarquistas

La Makhnovitchina