martes, 1 de junio de 2010

A un año de la masacre en Bagua ¡Lucha y solidaridad!


A un año de la masacre en Bagua, en el sector denominado La Curva del Diablo, la situación social en nuestro país sigue estando convulsionada en general, sin embargo se puede afirmar que la lucha indígena del 05 de junio del 2009 y en adelante, sirvió para frenar temporalmente el ímpetu expropiador del Estado peruano, sobre las tierras de las comunidades originarias y nativas, en favor de intereses transnacionales, es decir, del gran capital imperialista, ávido de riquezas aun a costa de la depredación del pulmón del planeta, nuestra Amazonía.

Tal como lo advertimos oportunamente desde el año pasado, la Comisión de Diálogo que finalmente se conformó con representantes de los Apus Amazónicos y del actual gobierno peruano, era solamente una maniobra dilatoria, que al final no tuvo mayor incidencia en lo posteriormente actuado. ¿Qué fue de la Comisión que investigó los sucesos de Bagua?

La derogatoria de algunos decretos que legalizaban el despojo, lograda al calor de la fuerte protesta amazónica (que no se amilanó frente a las balas asesinas de las fuerzas represivas del Estado) no significa que, el guardián de los intereses del capital imperialista en nuestro país (el gobierno aprista) desista de su plan mercantilista sobre los recursos de la selva y sierra peruanas.

La entrega en concesión de la explotación de los recursos energéticos del Perú a la voracidad imperialista estaba pues, ya convenida de antemano en el TLC y en diversas normas firmadas entre el gobierno peruano de Alejandro Toledo y Alan García, donde el Estado se compromete a garantizar la prioridad en la concesión a las transnacionales que han sido autorizadas para explorar los lotes, que se les han asignado.

LOS ENGAÑOS Y LAS MANIOBRAS DILATORIAS SIGUEN

Mucho se ha dicho en estos días acerca de la llamada “Ley de la Consulta Previa”, como medida legal que favorecería a las comunidades originarias, sin embargo, esta medida no tiene un carácter expresamente vinculante, con lo cual pueden ser fácilmente soslayadas las determinaciones del pueblo respecto a las inversiones sobre sus tierras: la última palabra siempre la tendrá el Estado, en estas maniobras político-legales.

Y ahora que el Premier Velásquez Quesquén hable de nombrar a un Apu en el INDEPA, no genera garantías, pues esta institución es un organismo burocrático más del Estado, una instancia que buscará quitar representatividad a las organizaciones de base de las comunidades amazónicas y andinas, por ello, llamamos a nuestros hermanos amazónicos a no caer en esa burda trampa del Estado.

Por lo tanto, nos reafirmamos, en que la tarea del momento actual es impulsar la Solidaridad Activa, con la lucha de los hermanos amazónicos y contra la represión cruenta de la que han sido víctimas, y la que se prosigue con la criminalización de la protesta y los luchadores sociales, que tiene un símbolo en la figura del Apu Alberto Pizango, procesado por haber llamado a su pueblo a la insurgencia, derecho que deja abierto la propia Constitución del Estado peruano. Esto demuestra que para los gobiernos, cualquier tipo de ley que contradiga sus intereses, puede contradecirse o ignorarse.

Por otro lado, si bien es cierto la derogatoria de los D.L. 1090 y 1064 han constituido una pequeña victoria, el TLC sigue adelante, y toda norma que venga será sólo un nuevo intento de apropiación de parte del Estado de las tierras de las comunidades nativas.

Repetimos, sólo la Solidaridad Activa, traducida en Acción Directa -en las diversas formas de lucha defensiva de los sectores populares- podrán quebrar los planes del Estado y el Capitalismo. La auténtica solidaridad activa con la lucha amazónica e indígena será profundizando la protesta popular (agitación, propaganda, huelgas, paros, movilizaciones, actos de denuncia e información, etc.) e incorporando en toda plataforma de lucha, de los sectores en lucha, nacionales e internacionales, la de los pueblos originarios de nuestros países. La lucha en la Amazonía peruana al ser la lucha contra la destrucción del planeta, es la lucha contra el mismo capitalismo voraz.

EL ESTADO BUSCA DESTRUIR LA ORGANIZACIÓN COMUNITARIA

Para los planes del Estado peruano, el camino hacia el despojo de las comunidades es una urgencia por destruir la organización social comunitaria y la relación que los entrelaza con su territorio.

Recordemos que la Constitución del 93 derogó los derechos de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad de los territorios indígenas que reconocía la Constitución del 79. Así se ha allanado el camino para que la nueva normatividad declare los territorios de los pueblos originarios "negociables en función de la economía del mercado".

La lucha del pueblo indígena, por la defensa de sus territorios, de su organización, y de su cultura, se halla inscrita dentro de un programa mínimo que implica la conquista de las reivindicaciones de los pueblos oprimidos contra la injerencia de a cultura occidentalista y sus garantes (Estado, Capitalismo e Imperialismo).

Esta lucha se ha desarrollado exitosamente en tanto ha recurrido a la Acción Directa, para la expulsión de las transnacionales de sus territorios, es decir, impulsar la Autodefensa organizada y de masas, de sus territorios y la recuperación de los mismos.

Esto es urgente en defensa de la integridad y sostenibilidad del hábitat y el ecosistema de la región que, reiteramos: constituyen uno de los "pulmones" del planeta.

PROPIEDAD CAPITALISTA vs POSESIÓN COMUNITARIA

¿Por qué el capitalismo busca no sólo apropiarse de las tierras y los recursos de nuestras comunidades nativas y avasallar sus formas organizativas ancestrales, basadas en principios comunitarios y colectivistas?

La propiedad privada es un factor de separación entre los hombres, es el origen de las clases sociales. Ahora bien, una cosa es la propiedad y otra es la pertenencia. Esta última deviene del uso de los bienes naturales y sociales de acuerdo a las necesidades personales o grupales, mientras que la propiedad tiene que ver con el “derecho” de determinadas personas o grupos a disponer de los bienes en todo momento y a su beneficio.

Justamente la forma comunitaria de posesión, gestión y uso de los medios de producción es más que un derecho, es el producto del ejercicio del Poder Popular que han ido construyendo a lo largo de los siglos los pueblos originarios.

¡A CONSTRUIR Y FORTALECER EL PODER POPULAR!

El concepto libertario de Poder Popular no se ubica en el ámbito de la política, sino en el ámbito de la organización social. Es una red de relaciones sociales en las que priman los criterios de igualdad; solidaridad; fraternidad entre los integrantes de la clase explotada, en guerra de clases contra los explotadores ante quienes las relaciones son de enfrentamiento; buscando su aniquilamiento como clase opresora, no sólo por la Acción Directa sino también por la construcción de la nueva organización social basada en los principios comunitarios y federalistas (asociación libre).

Como anarquistas tomamos esta concepción de las relaciones sociales libertarias que en un contexto de confrontación con el poder estatal, impulsando instrumentos tales como la federación, la asamblea y la comunidad, con el ejercicio activo y permanente de la democracia directa. Por ello, señalamos que la construcción social de relaciones libertaria y de una sociedad sin clases ni Estado es la única garantía para que prospere la pluri-culturalidad diversa y solidaria.

Por ello, apoyamos la lucha autónoma de las comunidades por su emancipación social, pues en su práctica cotidiana y milenaria, han sabido llevar un equilibrio con su entorno (incomprendido hasta ahora por los teóricos y políticos del pensamiento único y occidentalizado) y además, conceptos propios de la Lucha Libertaria están vivos y vigentes en su organización comunitaria: Democracia elemental pero Directa, Colectivismo, Solidaridad, etc.

Esta es una constatación objetiva de las potencialidades de las que dispone nuestro pueblo originario en su seno, para el necesario e inexorable cambio social que será la única medida que guiará a los pueblos y al proletariado por la senda de la esperanza en un destino mejor, basado en principios socialistas, libertarios, de justicia, paz, libertad y fraternidad humanas, sin aparatos estatales coercitivos, ni capitalismo voraz en manos de transnacionales explotadores, ni explotados, ni clases sociales, ni exclusión del tipo que sea.

Como Unión Socialista Libertaria estamos comprometidos a llevar adelante la Solidaridad Activa con la lucha de los pueblos amazónicos, la cual debe rebasar las fronteras y convertirse en una lucha internacional anticapitalista y por la salvación del planeta. Por ello llamamos (una vez más) a una campaña de Solidaridad Activa Internacional con la Lucha Amazónica a la cual convocamos a las organizaciones libertarias y solidarias de todo el mundo a sumarse, con actos de protesta ante las Embajadas o Consulados peruanos en todo el mundo, el próximo día 8 de junio del 2010, día de la Acción Mundial por la Defensa de las Comunidades Amazónicas.

¡A un año de la masacre en Bagua: Ni olvido, ni perdón!
¡La sangre derramada jamás será olvidada!
¡Alto a la criminalización de la protesta y a la persecución de luchadores amazónicos y sociales!
¡Por el respeto a la autonomía y libre autodeterminación de los pueblos originarios!
¡Vivan las luchas de las comunidades andinas y amazónicas!
¡Abajo las leyes expropiadoras del Estado!
¡Contra el TLC entreguista y anti-popular!
¡La selva no se vende, la selva de defiende!
¡Fuera las transnacionales del país!
¡Arriba los que luchan!

UNIÓN SOCIALISTA LIBERTARIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anarquistas

La Makhnovitchina